¿Cómo lo supo?

¿Cómo lo supo?

ARTÍCULO 6

La protagonista de esta historia es una señora mayor, acompañada por una cuidadora que la vigilaba y cuidaba con mucha ternura. Durante el día era una mujer vivaracha. Un día me gritó desde el otro extremo del pasillo: ¡niñaaaa! ¡llama al sacerdote que mañana me muero por la mañana! Tanto su cuidadora como yo, nos reímos con su ocurrencia, mientras ella insistía en lo mismo.

Al día siguiente sonó el timbre de su habitación y cuando acudimos, observamos a la paciente poniéndose muy pálida. Fue rapidísimo: nos miró y nos ofreció una sonrisa preciosa, luego cerró los ojos y dejó de respirar.

Cuando llegó el médico ya había acabado todo, pero ella seguía con una ligera sonrisa en los labios. Yo estaba impactada y me duró mucho tiempo el sentido de culpabilidad por no haberle hecho caso.

Me pregunté posteriormente ¿cómo sabía que se iría con tanta precisión? Llegué a la conclusión de que independientemente de las creencias de cada persona, yo pregunto nuevamente ¿de dónde les llega esta información? ¿Cómo lo saben?

Unos dicen que un ángel, otros que un guía. Da igual… lo que importa es la normalidad con la que lo dicen y la serenidad que les acompaña.

Deja una respuesta

12 + 14 =