El maquillaje de su vida

Algodones de azúcar

Artículo 20

Ella llamaba la atención. Su cuerpo era delgado. Parecía una jovencita aunque las arrugas delataban sus años. Vestía con mucho colorido y muy maquillada. Cuando fui a ver a su hija, que era la paciente, mantuvimos una conversación muy interesante.

Me contaba que su forma de vestir y el maquillaje, era en homenaje a su hija que dormía en un sueño provocado por los fármacos que le administraban en ese momento. Hacía 5 años que había pasado por lo mismo. Su otra hija había fallecido de la misma forma que lo haría ésta. Decía que sus hijas pasaban de los 40 años, pero para ella, seguían siendo sus niñas.

Habló de cómo con la primera experiencia se sumergió en el pozo de la tristeza. Se abandonó, se olvidó del mundo y hasta de la hija que le quedaba. Duró dos años ese estado. Demasiado tiempo perdido. Vestía con ropa oscura, pero ahora entendía que lo que tenía oscuro era su corazón. Su único entretenimiento era abrir el armario de su hija, oler y tocar su ropa. Durante esos dos años la buscaba por los rincones de su casa, pero no la encontraba.

Uno de tantos días, abrió el armario y cansada por la monotonía de su estado, decidió desprenderse de esa ropa y también de la suya.

Dudó por un momento, a la vez que algo llamó su atención. Salió al pasillo y sobre un mueble tenía un marco con la foto de su hija fallecida. En una esquina del mismo aleteaba una mariposa grande. No entendía cómo había llegado allí ni por dónde había entrado, puesto que estaba todo cerrado. Le llamó la atención los colores que tenía. Dirigió la mirada a la habitación y volvió a mirar la foto. La mariposa había desaparecido.

Estaba segura que era una señal de su hija dándole a entender que no estaba sola. Por fin se desprendió de la ropa de su hija, también de la suya y de la tristeza que la invadió tanto tiempo.

Aprendió a maquillarse y a vestir con colores alegres. Cuando llegaba el invierno, la ropa de color más sobria la acompañaba con algún pañuelo que le diera alegría y frescura. No se arrepentía del cambio, a pesar de que su otra hija enfermó pocos años después. Me contó que lo sentía en el alma.

Era inevitable estar triste por el estado de la hija que seguía en la cama. Ajena para muchos a la conversación que mantenía en ese momento conmigo, le pedía cada día que se fuera, que volara lejos de ese cuerpo gastado por la enfermedad. Le pedía perdón por ofrecerle tanta tristeza durante ese tiempo. Seguro se reunirían algún día las tres.

Su historia reflejaba todo un ejemplo de valentía. Me decía que me lo contaba porque para ella era una necesidad, una forma de liberarlo.

Mientras, sacaba un pañuelo y secaba las lágrimas de su cara, con cuidado de no estropear el maquillaje que intentaba tapar las arrugas producidas por los años y el dolor de su alma.

Puedo entender el dolor… Su dolor!! Es más fácil despedir a los padres, abuelos… a nuestros mayores. No quiero pensar en el dolor que aflora al perder un hijo, aunque la protagonista de esta historia me enseñó su aprendizaje, para compartirlo y ayudar a quien lo necesite.

Carmen Rosa Rivero

Carmen Rosa Rivero

Carmen Rosa es Maestra de Reiki y Auxiliar de Enfermería, con una experiencia de 11 años en el Departamento de Cuidados Paliativos del Hospital Universitario Dr. Negrín.

· Otros artículos de este Autor ·

Deja una respuesta

diecisiete + 19 =

¡GRATIS !

Recibe 3 cuentos de Crecimiento Personal para todas las edades.

Recupera tu inocencia.
Valora lo realmente importante.
¡¡ Cree en ti !!

Estos pequeños libros, a modo de cuentos, te darán las pistas para conseguirlo. Se han escrito para tu Alma, así que
¡¡Disfruta con su lectura!!

Responsable del fichero: Proyecto Imshaya.Finalidad; envío de mis publicaciones.La Legitimación; es gracias a su consentimiento.Destinatarios: sus datos se encuentran alojados en nuestra plataforma de hosting de Sered. Podrá ejercer Sus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir sus datos enviando un email a info@proyectoimshaya.com o ante la Autoridad de Control.Encontrará más información en política de privacidad

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Share

Acerca del Proyecto Imshaya

El Proyecto Imshaya es un proyecto vivo, por tanto, su contenido se va adaptando y actualizando a medida que aparecen las necesidades del colectivo. En este camino iremos subiendo vídeos, entrevistas, conferencias, etc. Cuando se haga, será con la intención de llegar al

corazón de muchas personas para que sigamos recordando cómo volver a retomar nuestra Verdadera Identidad, cómo conseguir liberarnos de tantas ideas adquiridas que frenan nuestro avance; porque realmente somos SERES DE LUZ con un INMENSO POTENCIAL.

Copyright © 2020 – Proyecto Imshaya – Política de privacidad | Política de cookies | Términos y condiciones